Follow by Email

lunes, 24 de junio de 2013

Juan Pablo de Jesús, los Ángeles del Brunacci y la basura moral.

¿En que momento un tipo se convierte en un hijo de puta?
¿En que momento se deja de ser persona y se convierte en politiquero bastardo e inmundo?
¿Que alquimia extraña lleva a alguien a tornarse un degenerado?
¿Cual es el límite?
Digo: ¿Cual es el límite fáctico, cuando no hay límite moral?
¿De que madera están hechos?
Los Ángeles del Brunacci, vuelan sobre las calles de barro y sobre el barro del intendente.
Allí donde no llega nadie, llegan ellas.
Los Niños del Brunacci, las miran moverse y hacer la magia que les acerca un bocado caliente todos los días.
El intendente también las mira pero no con la esperanza y el agradecimiento de los niños, sino con la aprehensión de los viles.
Cada plato que sirven los Ángeles son un mazazo a la cara de piedra del gran cretino.Y al cretino le duele.
Incapaz de capacidades, el gran cretino quiere alquilar a los Ángeles, pero ocurre que no puede.
Entonces, vil entre los viles, el gra vil comete una vileza, y selecciona a víctimas inocentes e indefensas y las deja a la intemperie.
Les quita planes sociales por concurrir al comedor que el no maneja y jamás manejará.

Mirá a los ojos a esta gente que son sus víctimas.




Paola y Laura, las Mamás que colaboran con nosotros en el Merendero y cuyos esposos fueron despedidos hace poquito más de una semana, de la Cooperativa Roca, previas y reiteradas amenazas a estas Mamás por parte de Araceli Goroso, por el solo 
echo de venir ellas y sus pequeños hijos al merendero!
Toda la Gran familia del Merendero estamos muy tristes, pero no por ello vamos a claudicar en nuestra hermosa tarea solidaria!
POR FAVOR DIFUNDIR, ESTO ES UNA INJUSTICIA, UNA DISCRIMINACIÓN!!!

¿En que momento un tipo se convierte en un hijo de puta?
¿Cuando decide "hacer política"?¿O ya era un hijo de puta que se metió a hijodeputear la política?
El submoral propone por lo menos la foto con los ängeles, y bañar su oscuridad de la luz ajena.
Pero los ängeles, tampoco aceptan.
¿Que queda?
Ya aparecieron los esbirros que los aplauden en los actos y saquearon el comedor pero los Ángeles siguieron.
Someter por hambre a los que levantaron un comedor comunitario infantil es por lo menos una paradoja de juanpablismojesusmo explícito.
Las manos vuelan sobre ollas y platos en medio de sonrisas necesarias.
Los ojitos acompañan el ballet de amor y esperan.
La noche cae.
La helada es despejada por el viento frio y salobre que llega desde el mar y cuela entre las chapas.
El silencio desciende misericordioso sobre las manos y pies cansados de los ängeles.
El intendente eructa y se revuelve en la cama, y se queja: La calefacción está demasiado fuerte y se destapa.
No puede dormir; Los Niños del Brunacci lo obsesionan y baraja odio mientras desciende a su infierno privado.
Se durmió y ahora le explica a su conciencia.
Y acá yo escribo y me juramento.Esta nota sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario