Follow by Email

jueves, 26 de septiembre de 2013

El Padre Francisco Baigorria, párroco de San Ignacio de Loyola, la iglesia más antigua de Buenos Aires (Argentina) que apareció está mañana con pintadas anticatólicas y varios destrozos, responsabilizó a los alumnos del colegio Nacional Buenos Aires por los incidentes, ya que del "único modo" en el que los vándalos pueden haber ingresado es a través de los pasajes que unen a ambos edificios.

Alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires profanaron Iglesia más antigua de la ciudad, confirma Párrocofoto AICA

foto AICA
BUENOS AIRES, 25 Sep. 13 / 03:24 pm (ACI).- 
"Está confirmado (que fueron los chicos) porque del único modo que pueden haber ingresado durante la noche es a través del túnel", señaló el sacerdote a la agencia AICA. En la mañana, al llegar a la parroquia, encontró los destrozos y enseguida dio aviso a la policía.
"Es un tremendo daño espiritual y moral porque profanaron. Hicieron sus necesidades en el altar", señaló dolido el presbítero, quien trabajó durante la mañana para reacondicionar el templo para la Misa de las 13, que se celebró en uno de los altares laterales, a la espera de alguna determinación del arzobispado para realizar un acto de desagravio.
Los daños afectaron a un grupo de bancos de madera, sobre los cuales encendieron fuego la silla del celebrante, de madera y paño bordó. En el suelo, se leían inscripciones hechas con pintura como "Hipócritas", "Ni Dios ni amo" y "La única iglesia que ilumina es la que arde". El Padre Baigorria lamentó que hubieran evocado "frases conocidas de la historia argentina". Pintas similares aparecieron años atrás en la catedral metropolitana.
El sacerdote informó que mantuvo reuniones con las autoridades del Colegio Nacional Buenos Aires, quienes lamentaron el hecho y le manifestaron su deseo de sancionar a quienes profanaron la iglesia. "Ellos tienen que ver bien qué hacen, pero antes tienen que ver quiénes son los autores, y luego qué normativas toman", explicó.
Durante el día, Nicolás Cernadas, referente del Centro de Estudiantes, confirmó que los hechos fueron realizados por cinco alumnos del colegio, que permanece tomado hace días en repudio al plan educativo que prevé la adecuación de la Ley Nacional de Educación en la ciudad de Buenos Aires.
Juan Manuel Cuello, presidente del órgano que reúne a los estudiantes, repudió los hechos delictivos y aseguró que enviarán a la parroquia una delegación para solidarizarse y ofrecer el pago de las reparaciones. Y aseguró que dialogaron con los estudiantes que profanaron el templo: "reconocieron su error, pero seguimos repudiando el hecho y pedimos que se hagan las investigaciones pertinentes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario