Follow by Email

miércoles, 8 de julio de 2015

“Protocolo para la atención integral de personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”.

DECLARACIÓN PÚBLICA DE DOS ACADEMIAS NACIONALES
Sobre “Protocolo para la atención integral de personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”
            Las Academias Nacionales de Ciencias Morales y Políticas y de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires hacen pública su discrepancia con el “Protocolo para la atención integral de personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” (abril de 2015), publicado por el Ministerio de Salud de la Nación. Este documento, que supone la implantación de reglas de cumplimiento en todo  el ámbito de la Nación, dispone la desprotección absoluta de la persona por nacer, lo que contradice normas nacionales (legales y constitucionales) y tratados internacionales. El Protocolo avasalla, además, el derecho a la  objeción de conciencia de los profesionales de la salud. 
Resulta contradictorio que la vida humana intrauterina quede sin protección, teniendo en cuenta, entre otras normas, que el reciente Código Civil y Comercial Unificado, aprobado en 2014 por el Congreso de la Nación, con vigencia a partir del 1° de agosto de 2015, establece en su art.19 que “la existencia de las personas comienza con la concepción”. También vulnera   tratados internacionales con jerarquía constitucional a partir de la  reforma de 1994. Es de lamentar que se haya consagrado en el texto del nuevo Protocolo  un inexistente “derecho a la interrupción legal del embarazo”.  
El Protocolo ahora dictado a través del  Ministerio de Salud establece la prohibición a los profesionales intervinientes de acercar a la madre comentarios o consejos, o aportarle soluciones o apoyos que puedan llevarla a reflexionar y decidir llevar adelante su embarazo. Ante el pedido de abortar se obliga al médico a proceder sin demora. Tampoco se le exige a la madre ninguna denuncia previa ni prueba de la  violación, si ese fuera el motivo alegado para intentar encuadrar el aborto en excusas  absolutorias  del Código Penal que, en rigor, han perdido vigencia a partir de la ratificación de la  Convención sobre Derechos del Niño y demás instrumentos de jerarquía constitucional que amparan la vida desde la concepción. Por otro lado, el profesional queda obligado a guardar total confidencialidad, inclusive con el padre biológico de la criatura, aún si éste fuera el propio marido. Tampoco puede suministrar información a los padres de la embarazada que solicita el aborto, cuando ésta tenga entre 14 y 18 años de edad. 
En ese  marco claramente inconstitucional e ilegal, el aborto será  libre  en cualquier etapa  de la  gestación.
El Protocolo se refiere a la persona por nacer como el “resultado de la gestación”, excluyendo  palabras como “persona”, “ser humano”, “niño” o aún “feto”. Una vez que se le ha quitado la vida en el seno materno, se le llama “el material extraído”.
El Protocolo no respeta el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud. Reconoce solamente la objeción de conciencia individual, notificando  previamente su voluntad por escrito a las autoridades del centro de salud. Asimismo, “los profesionales objetores, aunque hayan notificado previamente su voluntad de abstenerse, están obligados a cumplir con el deber de informar a la mujer sobre su derecho a acceder a una interrupción legal del embarazo. En ese caso el profesional debe remitirla inmediatamente a un profesional no objetor para que continúe la atención. De no existir alguien encuadrado en esa categoría, debe realizar la interrupción; es decir, que no puede invocar su objeción para eludir el deber de practicar el aborto.
El derecho de los objetores  se fundamenta en la libertad de conciencia, reconocida y garantizada en nuestra Constitución NacionalEsa  libertad  se encuentra reconocida en varios tratados internacionales de derechos humanos con jerarquía constitucional por imperio de lo dispuesto en el art. 75 inc. 22 de la Ley Fundamental, pudiendo mencionarse entre ellos a la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha receptado ampliamente el derecho a la objeción de conciencia que abarca no sólo las convicciones religiosas sino también  las creencias personales más íntimas. Además, reconoció  que  la libertad de conciencia tiene indudable jerarquía constitucional. Así,  en Fallos: 214:139,   sostuvo que la libertad de conciencia consiste en no  ser obligado a un acto prohibido por la propia conciencia, sea que la prohibición obedezca a creencias religiosas o a convicciones morales.
Conforme a todo lo expuesto, es de esperar que el poder administrador deje sin efecto el Protocolo o, en caso contrario, que el Poder Judicial lo declare  inconstitucional.
Buenos Aires, 2 de julio de 2015
Gregorio Badeni, Presidente de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires 
Manuel A. Solanet, Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario