Follow by Email

jueves, 12 de diciembre de 2013

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aclaró esta mañana que “no es una cuestión de automática el traslado de gendarmes a las provincias como lo solicitaron algunos gobernadores para contener los episodios vandálicos durante las protestas policiales en reclamo de mejoras salariales” y aseguró que “esa medida demanda tiempo”.

capitanich contra empresarios

Además, en su conferencia de prensa habitual de todas las mañanas en la Casa Rosada, Capitanich enfatizó que “el Gobierno nacional y los miembros de las fuerzas federales de seguridad  han hecho lo humanamente posible  para atender las demandas de las provincias”.
No obstante, el jefe de Gabinete afirmó que “existe una perspectiva de normalización en cada una de las provincias”.
El jefe de Gabinete consideró hoy que “en el país es necesario  dar el debate sobre el rol del empresariado”, y a la vez denunció “maniobras especulativas  de ese sector”.
“Tenemos que dar un debate sobre el rol del empresariado nacional y trasnacional”, sostuvo el funcionario, quien así salió al cruce de los duros cuestionamientos que lanzó el presidente del grupo Techint, Paolo Rocca, sobre el crecimiento del Estado en la última década y los ‘desequilibros económicos’ que, a su criterio, el Gobierno no atiende.
Capitanich enfatizó: “nosotros también nos quejamos. Cuando ellos opinan, nosotros también. Hay maniobras especulativas de los empresarios, a los cuales siempre les estamos pidiendo que inviertan más”.
“Es que hay algunos sectores (del empresariado) que pretenden llevar agua para su molino”, se quejó.
Asimismo, el jefe de Gabinete defendió ‘la administración del gasto público para la seguridad social porque, a su criterio, esa es la política de un Estado presente’.
También destacó el crecimiento de la industria en la última década, en contraposición con  “la caída del 1,7 por ciento en los ’90”.
Ayer, Rocca cuestionó “la evolución del tamaño  del Estado” y advirtió por los “desequilibrios  económicos de la última década”.
En un seminario, el titular de Techint comentó: “en los últimos 10 años, la presión impositiva de la Argentina aumentó desde 21 hasta casi 38 por ciento. Si sumamos la emisión monetaria para cubrir déficit, lo que podríamos llamar un impuesto inflacionario, sumamos otro 4 por ciento. Llegamos así a alrededor de 42 por ciento”.
“Entonces, en 10 años ha ocurrido un cambio estructural muy grande en la Argentina, que ha pesado sobre las empresas”, enfatizó.
Y comentó además que “2013  es un año de transición, donde de alguna forma están surgiendo las distorsiones y los desequilibrios generados a lo largo de una década”.
Por ese motivo, evaluó: “es muy difícil intuir cómo la Argentina va a modificar su rumbo y lidiar con las distorsiones que están surgiendo en distintos ámbitos de la vida económica, que afectan la previsibilidad y la dinámica de nuestras empresas”.
El empresario aseguró que, a pesar de esta situación, Techint registró este año el nivel de inversión más alto de los últimos diez años, algo que, a su criterio, “puede soportar una empresa como la nuestra, que tiene espalda. Es más difícil para la pequeña y mediana empresa, que en muchos casos han suspendido y frenado sus inversiones”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario