Follow by Email

sábado, 1 de febrero de 2014

Si bien el fenómeno devaluatorio llegó de forma tardía, el mes de enero presentó un nivel inflacionario del 5%.

inflación-gondola

 Si bien el Gobierno acordó retrotraer los precios al 21 de enero, las carnes subieron hasta un 20%., al igual que muchos bienes de consumo masivo. Especialistas aseguran que febrero será un mes con estadísticas más acertadas. 
La senda alcista que comenzó en diciembre no fue abandonada. El primer mes del 2014 exhibe un aumento generalizado del 5%, principalmente en electrodomésticos y productos de consumo masivo.
Las principales consultoras atribuyeron el alza a los aumentos en transporte, combustibles, peajes y prepagas que se implementaron en la primera semana de enero.
Aunque también hay otro factor: la devaluación. Como política de Estado, el Gobierno decidió no administrar el tipo de cambio por un par de jornadas, hasta que este alcance un nivel devaluatorio estable para no estancar la importación y fomentar la competitividad. Sin embargo, bien es sabido que la devaluación genera inflación y por ende impacta en los sectores de menores recursos.
Por el momento, el efecto de la devaluación en enero es parcial, ya que su implementación llegó a mitad de mes. Para las consultoras, febrero será el mes más indicado para tener ya una evaluación más acabada del efecto inflacionario de la medida.
Lorenzo Sigaut Gravina, economista de Ecolatina, expresó que el próximo mes va a ser complicado por el traslado del aumento del tipo de cambio a precios: “La devaluación fue a mediados de enero, por lo que seguro va a tener un derrame fuerte en febrero. En marzo, va a tener algún impacto también y a eso se suman los aumentos por el inicio de clases”.
La carne vivió su propia jornada aparte, llegando a aumentar casi un 20%. En comunicación con el periodista Jorge Lanata en Radio Mitre, en el programa Lanata sin Filtro, el titular de la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA), Miguel Schiaritti, afirmó “las fuertes lluvias provocaron que lleguen a Liniers 10 mil cabezas menos que en una jornada normal” atribuyendo el aumento de la carne a una rebaja en la oferta.
Sin embargo, agregó “la carne está por fuera del acuerdo de precios. Su precio se va a retrotraer, aunque no a los valores iniciales, cuando se normalice la oferta”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario