Follow by Email

viernes, 13 de febrero de 2015

Los casos de desnutrición infantil no son aislados.

CORDOBA


(AW) Contrariando el discurso gubernamental, desde cualquier geografía que se trate, los pueblos de Argentina padecen la desnutrición infantil. Casi 5 de cada 10 niños presentan algún cuadro de malnutrición que marca una grave emergencia. Por lo cual ya se organiza una marcha para que la desigualdad alimentaria desaparezca del mapa. Barrios de Pie es una organización social con más de 10 años y van por una Córdoba sin pobreza ni desigualdad.

Nos organizamos a través de Centros Comunitarios con merenderos, apoyo escolar, campañas de salud, escuelas deportivas y Cooperativas de trabajo en distintos barrios de la ciudad de Córdoba y el interior provincial.
El dato surge de un primer relevamiento realizado en cinco barrios de Córdoba en el marco del Indicador Barrial de Salud Nutricional. Este jueves desde las 10hs marchamos para que se reconozca la emergencia alimentaria en la niñez y adolescencia y se actualicen las políticas públicas del gobierno provincial, a todas vistas insuficientes y deficientes.
El dato surge de un primer relevamiento realizado en cinco barrios de Córdoba en el marco del Indicador Barrial de Salud Nutricional. Este jueves desde las 10hs marchamos para que se reconozca la emergencia alimentaria en la niñez y adolescencia y se actualicen las políticas públicas del gobierno provincial, a todas vistas insuficientes y deficientes.
ISBN
El ISBN es un indicador que Barrios de Pie viene desarrollando en distintas provincias y que pusimos en marcha en Córdoba a fines del año pasado. Se trata de una investigación participativa que permite la detección precoz de malnutrición en niños, niñas y adolescentes de 0 a 19 años, mediante los indicadores nutricionales de talla/edad y peso/edad.
En un relevamiento preliminar realizado en 5 barrios cordobeses sobre 184 niños, niñas y adolescentes de 2 a 19 años que se presentaron voluntariamente, detectamos que el 49% presentaba algún cuadro de malnutrición: bajo peso, riesgo de bajo peso, sobrepeso u obesidad. Este dato no tiene pretensión estadística ni diagnóstica, pero si nos muestra una tendencia que coincide con la realidad relevada por otras organizaciones como Capredi y que las coordinadoras de los centros comunitario enfrentan a diario como los problemas de desarrollo y aprendizaje que redundan en deserción escolar y mayor propensión a contraer enfermedades.
PAICOR Y PROYECTOS SOCIOEDUCATIVOS: POLÍTICAS DEFICIENTES.
El Gobierno de José Manuel De la Sota si tiene políticas alimentarias destinadas a la niñez y adolescencia, pero son claramente insuficientes y deficientes en un provincia donde, según el CIPPES, el 50% del total de la población de 0 a 17 años vive en situación de pobreza y el 13,74% en situación de indigencia. Esto representa a casi 512 mil y a 138 mil niños y adolescentes de 0 a 17 años, respectivamente.
El PAICOR, es sin duda una política acertada, pero año a año su presupuesto aumenta por debajo de la inflación, significando un recorte presupuestario en términos reales que impacta en la calidad nutricional del servicio y/o en la cantidad de beneficiarios. A esto hay que agregar que desde marzo de 2011 quedan excluidos de este programa los alumnos, cuyas familias tengan ingresos superiores a 2500 pesos, dejando fuera del derecho elemental y universal de alimentación a miles de niños, niñas y adolescentes que realmente lo necesitan. Es indignante comprobar a diario que el Gobierno pone más empeño en la persecución de las familias pobres con el fin de excluir a los niños del beneficio que en relevar la salud nutricional y las consecuencias de la pobreza en la niñez.
Por otra parte siguen sin actualizarse los montos de los Proyectos Socioeducativos que desarrollan las organizaciones sociales en distintos Barrios de Córdoba. El año pasado denunciamos que el Gobierno destina tan sólo $4,10 por niño en concepto de merienda cuando una merienda que cubra con las necesidades alimentarias básicas, según los nutricionistas consultados, costaba en agosto del año pasado un promedio de $6,25 pudiendo llegar a costar hasta $9,30. A pesar de los compromisos asumidos a fines del año pasado, cuando nos vimos obligados a cerrar nuestros centros, este programa no contempla necesidades nutricionales especiales –desnutrición, obesidad, diabetes, celíacos, etc.- cubren menos raciones de las necesarias, dejando niños afuera, y no contempla a muchos centros comunitarios donde la merienda y el apoyo escolar se sostienen a pulmón.
No basta con llenar la panza de nuestros niños de harina, polenta y arroz. Los niños que no acceden a una alimentación adecuada, son niños que tarde o temprano tendrán problemas para su inserción educativa y laboral, personas que quedaran fuera del sistema.
Este jueves desde las 10hs marchamos al Ministerio de Desarrollo Social por:
-Declaración de la Emergencia Alimentaria en niñez y adolescencia
-Aumento del presupuesto destinado a políticas publicas para la niñez y la adolescencia
-Acceso universal al PAICOR en las escuelas públicas de la provincia.
-Ampliación y Actualización de los programas socioeducativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario