Follow by Email

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Cri$tina complica el traspaso a Mauricio Macri.

Mauricio Macri y Marcos Peña.
Mauricio Macri no logró acordar con Cristina Kirchner un protocolo para jurar como presidente de la Nación y evalúa tomar el Congreso con la fuerza pública para que no haya militantes de La Cámpora en las gradas.

La Constitución obliga a Macri a jurar ante la Asamblea Legislativa, pero no necesariamente a recibir el bastón y banda presidencial, un ritual de entrega de atributos de la Presidencia que hasta 2003 siempre se hizo en la Casa Rosada.
Se modificó ese año porque Eduardo Duhalde había sido elegido por el Congreso y sólo por practicidad y apego a la tarea legislativa Cristina mantuvo esa dinámica.
Macri prefiere jurar rápido en el Congreso y hacer una ceremonia institucional en la Casa Rosada, con invitados especiales y los cinco presidentes de la región que ya comprometieron su asistencia. Pero no hubo manera de ponerse de acuerdo con Cristina en la breve reunión que tuvieron en la Quinta de Olivos.
La Presidenta por su parte, quiere despedirse en un Congreso copado por sus militantes de La Cámpora, que, ya programaron una movilización en el Congreso, con la doble intención de arruinarle a Macri la ceremonia de asunción y despedir a Cristina a lo grande.
El designado presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, intentó negociar una ceremonia decorosa con el actual titular de la cámara baja, Julián Domínguez, pero esta mañana Aníbal Fernández lo desautorizó. Tampoco fue posible acordar con Amado Boudou. “Esta todo bien, pero a Cristina hablenle ustedes”, se desentienden ambos, con la valentía propia de los peronistas frente a la Presidenta.
Parece una pavada, pero no lo es. "Macri no puede asumir derrotado y sufriendo una imposición de Cristina y la Cámpora, es una desautorización que dañaría su autoridad, es un tema demasiado delicado", reconocen en el PRO.
De hecho, Cristina le está planteando a su sucesor un desafío político de magnitud: El control de la calle. Acostumbrada a jugar a fondo, deja a Macri frente a la opción de aceptar que la presienta saliente le cope la fiesta de su asunción o disputarle en una pelea de final incierto, la calle y las gradas del Congreso.
La situación se tornó tan demencial que la única salida que le encuentran en el PRO por ahora es apelar a la fuerza pública.
Esto es posible porque la fórmula presidencial se oficializará el viernes al mediodía en la Asamblea Legislativa y los legisladores electos jurarán por la tarde y votarán a  Monzó como titular de la Cámara baja.
O sea, a las 0 horas del 10 todos estarán formalmente en funciones y Monzó, si no tiene opción, podrá llamar a la Policía Federal y exigirle que controlen que no ingresen militantes al Congreso.
Si el conflicto llega a esos términos la entrega de bastón y banda presidencial no se haría, una pésima despedida para Cristina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario