Follow by Email

miércoles, 25 de mayo de 2016

No hay planificación en la sociedad argentina y el impacto sociocultural y laboral de una demografía al garete, es terrible.

Lo que deja el kirchnerismo.

Lo que deja el kirchnerismo


Sin contar la constante inmigración de bolivianos, peruanos, dominicanos, paraguayos, colombianos, africanos y orientales que, en muchos casos, al haber ingresado ilegalmente al país o residir en él con papeles temporarios han hecho colapsar aún más una infraestructura pensada para 40 millones y que hace creíble la teoría de un sociólogo cuyo nombre reservo que consideraba la población efectiva de Argentina en más de 50 millones de almas. 

Pero dejando de lado el tema inmigratorio, si solamente proyectamos para 2040 las poblaciones por niveles socioeconómicos basados en sus respectivas tasas vegetativas tendremos: 

ABC 1 : 24.600.000 habitantes. 
C2-D1 : 5.600.000 habitantes. 
D2- E : 35.600.000 habitantes. 

O sea, una población total de 65.800.000 habitantes distribuidos porcentualmente de la siguiente manera: 

ABC 1 : 37,38 % 
C2-D1 : 8.51 % 
C2-E : 54,11 % 

Contra una composición en 1970 de: 

ABC 1 : 75,00 % 
C2-D1 : 15.00 % 
C2-E : 10,00 % 

Sin mencionar que si no se controla la política inmigratoria urgentemente, a estos 65.800.000 habitantes se podrán sumar 10 o 15 millones más, haciendo de Argentina uno de los países más inequitativos del mundo, lejos de los sueños de nuestros padres fundadores y cerca de la estupidez pseudo progresista que nos llevó a este punto. 

Este es, quizás, el mayor desafío de la próxima administración que, de frente a un fenómeno que es intergeneracional va a tener que convertirse en una política de estado de hierro para que cualquier medida económica pueda surtir algún efecto en el futuro.
 


Mientras tanto, a la "juventud maravillosa" de los' 70 que terminó de ganar la batalla cultural propuesta al actuar en el gobierno que deja el poder el 10 de Diciembre, ¡felicitaciones! Ellos lograron que estemos totalmente integrados a Latinoamérica. Lástima que Latinoamérica se encuentre ahora en otra cosa. 



narcotrafico

No hay comentarios:

Publicar un comentario