Follow by Email

sábado, 11 de mayo de 2013

La historia cuenta acerca de la antinomia hispanismo versus indigenismo, desde la peyorativa autojustificación del vencedor y nunca aún desde un juicio certero que no llega.

FORMOSA: SOBRE LA VIOLENCIA CONTRA LA COMUNIDAD QOM


En torno de nuestra identidad

(AW) A cambio existe o perdura un paternalismo y un racismo acendrado agravado por una 'cultura superior'. También cuenta la historia sobre los trágicos pasajes de la cordillera allá por el 1500 en que los muertos se contaban como 'piezas' y no como humanos. Pero fueron ellos quienes hicieron posible esa dolorosa y
mortal travesía amén de la 'guerra del desierto' donde no hubo guerra ni desierto. Y la denuncia continúa en cientos de miles de páginas y luchas reales sobre 'nuestros paisanos los indios' como decía San Martín, quien sin saberlo dio título a la obra del historiador Carlos Martínez Sarasola quien dijo: 'cuando advirtamos que el diálogo solidario entre todas las formas de vida que nutren la Nación, es la posibilidad de consolidar una comunidad más armónica y justa; cuando nos demos cuenta
de que esa empresa compartida nos hará más libres y más fieles a nosotros mismos, entonces habremos recuperado realmente nuestra verdadera cultura". La Asociación Latinoamerica de Medicina Social hace un aporte denunciando las agresiones a la Comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera) de la Provincia de Formosa.



Nuevamente asistimos indignados a una nueva agresión contra una
comunidad a los Pueblos Originarios en la tierra que ocupamos.Y esta vez
se reitera el ataque contra la Comunidad Potae Napocna Navogoh (La
Primavera) de la Provincia de Formosa, consecuencia, ni más ni menos, de
la impunidad con la que los agresores han contado, desde la represión al
corte en la ruta 86, que finalizó con tres muertos. Se han sucedido
episodios de violencia que fueron desde ataques físicos, atropellos,
provocación de accidentes y asesinatos.

La Comunidad tiene a su favor resoluciones de todo tipo, incluyendo la
Corte Suprema de la Nación y la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos, pero no logra ser escuchada por quienes deben permitir la
recuperación de las tierras que les pertenecen, especialmente 600
hectáreas las cuales no solo no representan una gran extensión sino que
significan prácticamente la diferencia entre la vida y la muerte, dado
que por ella se tiene acceso a la Laguna Blanca, y su impedimento
compromete la salud y la supervivencia de la Comunidad. Los problemas de
desnutrición, parasitosis, y enfermedades de todo tipo -incluyendo
tuberculosis- se han disparado desde que han culminado el arrebato de
estas tierras ancestrales.

Ni el gobierno nacional ni el provincial han desarrollado el diálogo
necesario y prometido, y la violencia se desarrolla en una espiral sin
límites. Es necesario resolver el problema de inmediato atendiendo las
justas demandas de la Comunidad.

ALAMES respalda estas demandas de la Comunidad Qom, consistentes con el
pensamiento histórico de la Medicina Social, el respeto por la
diversidad y la valoración de los principios de Sumak Kawsay de nuestros
hermanos originarios de esta tierra.

Comisión Ejecutiva ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE MEDICINA SOCIAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario