Follow by Email

sábado, 17 de agosto de 2013

El gigantesco San Martín.

san-martin-
José Francisco de San Martín y Matorras nació en Yapeyú el 25 de febrero de 1778, fue un militar cuyas campañas fueron decisivas para las independencias de  Argentina, Chile y el Perú.
San Martín y Bolívar son considerados los dos libertadores más importantes de Sudamérica de la colonización española. En la Argentina se lo reconoce como el ‘Padre de la Patria’ y se lo valora como el principal héroe y prócer nacional.
En el Perú se lo reconoce como libertador del país, con los títulos de ‘Fundador de la Libertad del Perú’, ‘Fundador de la República’ y ‘Generalísimo de las Armas’.
El Ejército de Chile le reconoce el grado de Capitán General.
María de los Remedios de Escalada nació en Buenos Aires el 20 de noviembre de 1797, hija de Antonio José de Escalada y Tomasa de la Quintana y Aoiz. Su familia era rica y prestigiosa, estando vinculada a la causa patriota.
Contrajo enlace con María de los Remedios de Escalada en Buenos Aires, el 12 de noviembre de 1812, cuando tenía 15 años de edad. La influencia de su familia fue fundamental para la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo.
Más adelante, ya en Mendoza, Remedios de Escalada fue la fundadora de la Liga Patriótica de Mujeres, con el objetivo de colaborar con el naciente Ejército de los Andes. Para ello, entre otros gestos, donó todas sus joyas.
Falleció en Buenos Aires el 3 de agosto de 1823. Antes de embarcar rumbo a Europa en 1824, su esposo le hizo construir un sepulcro en el Cementerio de La Recoleta, cuyo epitafio reza: “Aquí yace Remedios de Escalada, esposa y amiga del General San Martín”.
Mercedes Tomasa San Martín y Escalada fue la única hija del general José de San Martín y de María de los Remedios de Escalada. Nació en Mendoza, 24 de agosto de 1816 y falleció en Brunoy, Francia, el 28 de febrero de 1875.
Desde los años 30 del siglo XIX, el general José de San Martín se exilió permanentemente en París, acompañado por Mercedes. Debido a las convulsiones revolucionarias, la familia decidió trasladarse a un pueblo más retirado, siendo el lugar elegido Boulogne-sur-Mer. Allí enfermaron ambos de cólera, y fueron atendidos por el médico y diplomático argentino Mariano Severo Balcarce, quien ese mismo año contrajo matrimonio con la hija del general, teniendo dos hijas: Josefa Dominga Balcarce y María Mercedes Balcarce.
Luego de la muerte de su padre, el 17 de agosto de 1850, y con el retiro de Mariano de la diplomacia, la familia Balcarce se mudó a Brunoy, cerca de París. Mercedes moriría allí a la edad de 58 años. En 1951, su cuerpo, como el de su esposo y su hija mayor, fueron repatriados y ahora yacen en la Basílica de San Francisco, en Mendoza.
San Martín fechó su testamento en París el 23 de enero de 1844, dejando como única heredera a su hija, y entre sus cláusulas establecía:
•Que Mercedes otorgue a su tía María Elena una pensión hasta su fallecimiento.
•Que a la muerte de María Elena le otorgue una pensión a la hija de ésta, Petronila.
•Que su sable corvo favorito, el de las batallas de Chacabuco y Maipú, fuera entregado al gobernador porteño Juan Manuel de Rosas, ‘como una prueba de la satisfacción que, como argentino, he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla’.
•Prohibo la realización de funerales y de acompañamientos hasta el cementerio, pero sí desearía que mi corazón fuese sepultado en Buenos Aires.
•Declaro como primer título el de generalísimo del Ejército del Perú.
Máximas para su hija Merceditas:
1.Humanizar el carácter y hacerlo sensible aun con los insectos que nos perjudican. Stern ha dicho a una mosca abriéndole la ventana para que saliese: “Anda, pobre animal, el mundo es demasiado grande para nosotros dos”.
2.Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.
3.Inspirarle una gran confianza y amistad, pero unida al respeto.
4.Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.
5.Respeto sobre la propiedad ajena.
6.Acostumbrarla a guardar un secreto.
7.Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones.
8.Dulzura con los criados, pobres y viejos.
9.Que hable poco y lo preciso.
10.Acostumbrarla a estar formal en la mesa.
11.Amor al aseo y desprecio al lujo.
12.Inspirarle amor por la Patria y por la Libertad.
Pensamientos de San Martín:
Uno debe saber vivir con el dinero que tiene.
La conciencia es el mejor juez que tiene un hombre de bien.
Serás lo que debas ser, si no no serás nada.
Mi mejor amigo es el que enmienda mis errores o reprueba mis desaciertos.
Los soldados de la patria no conocen el lujo, sino la gloria.
Cuando hay libertad, todo lo demás sobra.
Himno a San Martín
Marcha de San Lorenzo

No hay comentarios:

Publicar un comentario