Follow by Email

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Dirigentes del Frente Renovador ponderaron hoy la designación de Jorge Capitanich como jefe de Gabinete, y la de Juan Carlos Fábrega al frente del Banco Central, aunque criticaron una vez más las actuales políticas económicas y la continuidad en su cargo del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

frente renovador habla de los cambios en el gabinete

El diputado electo José Ignacio De Mendiguren recordó que ‘trabajó junto a Capitanich cuando el gobernador chaqueño fue también jefe de Gabinete y él se convirtió en ministro de la Producción’.
En declaraciones a la radio Vorterix, De Mendiguren ponderó la capacidad de ‘trabajo’ y como ‘coordinador’ de Capitanich, al tiempo que consideró que Fábrega ‘conoce muy bien los instrumentos del sistema financiero’.
Sin embargo, el dirigente fabril consideró que: “la continuidad de Moreno hace que permanezcan políticas  arbitrarias en el Gobierno” y advirtió que “la designación de Axel Kicillof como ministro de Economía no significa un aliento a la  inversión”.
A su vez, el diputado electo Darío Giustozzi destacó que: “siempre que hay cambios y uno espera que sean para mejor”, y destacó: “Capitanich tiene experiencia porque ya fue Jefe de Gabinete”.
“De todos modos creo que hay áreas sensibles que no sufrieron modificaciones como seguridad, el manejo de la inflación y el comercio que dependen de Moreno, y que constituyen las preocupaciones centrales de la gente, al menos eso es lo que nos manifestaron en la calle durante la campaña miles y miles de ciudadanos que se expresaron luego contundentemente en las urnas”.
Miguel Peirano, asesor de Sergio Massa en temas económicos remarcó que: “los cambios en sí mismo no permiten evaluar un reconocimiento de los significativos problemas económicos”.
“Mientras sigan funcionarios como Moreno, se sigue permitiendo la arbitrariedad en las reglas de juego. El primer cambio debiera ser de aquellos funcionarios que han fracasado claramente y para peor con la lógica de la arbitrariedad en la aplicación de las decisiones del Estado”.
En declaraciones periodísticas, el economista dijo que: “es un momento donde son ineludibles decisiones económicas que disminuyan la inflación, cambien la tendencia de pérdida de reservas, corrijan al menos parcialmente desequilibrios macroeconómicos y se generen fundamentos que permitan un mejor desenvolvimiento económico, en base a una mayor confianza y consistencia en las decisiones”.
“La actualidad económica y el resultado electoral han dejado en claro que es necesario abandonar la lógica de la prepotencia, del abuso de autoridad, de negación de la realidad y de falta de reglas claras, donde ciertas áreas de Gobierno potencian los problemas de por sí ya relevantes. Así, se desconocen fallos de la justicia para reincorporar personal del INDEC, no se encara el problema inflacionario y no se adoptan medidas para recuperar competitividad y mejorar el sector externo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario