Follow by Email

jueves, 28 de noviembre de 2013

Encuentro Nacional de Mujeres: Ahora resulta que las bestias tortittroskas, fueron "victimas".

ARGENTINA

Finalizó en San Juan el XXVIII Encuentro Nacional de Mujeres y la próxima sede será Salta

Piedras contra los reclamos feministas

Las conclusiones de casi doscientos talleres incluyen reclamos por la legalización del aborto, rechazo a la megaminería y al proyecto del Código Civil que establece el comienzo de la vida desde la concepción. Atacaron con piedras a una delegación.

Por Luciana Peker

La tensión comenzó el domingo frente a la Catedral, donde militantes católicos enfrentaron la marcha de mujeres.
Ayer a la madrugada, un grupo de militantes que terminaban de participar del XXVIII Encuentro de Mujeres en San Juan fue atacado a pedradas. El efecto de los cascotes y de los vidrios rotos causaron lesiones y un clima de miedo entre las ciento ochenta mujeres, con algunos niños, integrantes del Frente Darío Santillán corriente nacional. Pero, además, tuvieron que dar la vuelta para dirigirse al hospital y fueron nuevamente agredidas. Ellas denunciaron un clima hostil fustigado por medios de comunicación locales y, si bien no pudieron identificar a los responsables, señalan que los sectores de la derecha, de la Iglesia y de la minería son los que enfrentaron en San Juan. El domingo a la noche ya se habían producido incidentes cuando un grupo católico cerró filas frente a la Catedral ante el paso de la marcha de las mujeres. A la mañana, mientras tanto, en la capital de San Juan se leyeron algunas de las conclusiones de los casi doscientos talleres que se llevaron a cabo el fin de semana largo. Entre otras cosas, se reclamó por la legalización del derecho al aborto en los hospitales públicos, contra el proyecto de reforma del Código Civil, que en su última versión establece el comienzo de la vida desde la concepción; por la plena implementación de la ley de educación sexual integral, por la necesidad de un taller sobre violencia obstétrica y parto respetado, contra la violencia de género y la trata de mujeres y por la defensa del derecho a la tierra.

Por otra parte, fue elegida la sede de la próxima cita. La ganadora como anfitriona para el XXIX Encuentro de Mujeres resultó ser la ciudad de Salta, por ser una provincia muy conservadora donde ?por ejemplo? rige la enseñanza obligatoria de religión católica en las escuelas y es una de las geografías por donde pasa la trata de personas. El objetivo,  además, es que la reunión que congrega a mujeres de todo el país cada año siga teniendo una construcción federal. La moción que perdió fue la de Buenos Aires, sostenida por los grupos de izquierda que consideran que debe hacerse una gran marcha en el lugar de mayor repercusión política del país. Aunque, para sectores kirchneristas, la verdadera intención es transformar la marcha final en una expresión contra el gobierno nacional.

La más afectada por la agresión al micro fue Ana Covatti, estudiante de medicina de 23 años, que recibió una pedrada arriba del ojo izquierdo, perdió mucha sangre, tuvo que ser cosida con varios puntos sobre el párpado izquierdo. También Diana Arbelaiz, estudiante de psicología de 28 años, se fracturó el dedo meñique de la mano con el golpe de una piedra.

Los tres micros del FDS salieron a las 3.30 de la madrugada del lunes de su lugar de albergue, la escuela Pestalozzi. Después de unos cuarenta minutos de viaje, en la zona del aeropuerto, en la ruta 20, comenzaron las pedradas. Estaba todo oscuro y no pudieron identificar a los responsables, aunque sí llegaron a vislumbrar que se trataba de, por  lo menos, cuatro adultos. En ese momento, por la necesidad de llevar al hospital a las heridas, decidieron regresar a la capital sanjuanina. En ese tramo, aunque ya habían llamado a la policía, volvieron a ser amedrentadas.

?La situación era desesperante?, describe Juliana Díaz Lozano, integrante de la comitiva. Entre todas decidieron hacer la denuncia a la policía y a la fiscalía ?aunque no encontraron personal de turno? y tuvieron que pedir la presencia de organismos de derechos humanos con el objetivo de lograr custodia para salir de la provincia, ya que los choferes de sus micros se negaban a volver a hacer el mismo camino sin protección. Finalmente, pudieron emprender el retorno a sus hogares.

?Todo esto pasó el 25 de noviembre, el Día para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer ?advirtió Díaz Lozano?. Esto nos demuestra que estamos dando en la tecla en todas las cosas que estamos planteando como movimiento de mujeres.?

En San Juan, Perla Welner, integrante de la comisión organizadora, hizo un balance de las actividades del 23, 24 y 25 de noviembre: ?Culminó un encuentro muy exitoso, reunimos a más de 20 mil mujeres en más de doscientos talleres en donde se pudo debatir en la mayor pluralidad y democracia sobre la violencia, la trata, la discriminación, las mujeres trans y la educación. Estos encuentros han ido creciendo en el país porque las participantes pueden contar lo que sienten y lo que les pasa. Las mujeres se fueron con una alegría muy grande?.

Welner comparó esta experiencia con la de 1997, en la que también fue sede San Juan y consideró que la diferencia fue positiva. ?Estamos muy contentas porque se ha podido concretar el objetivo que teníamos y la continuidad del Encuentro, porque hay sectores interesados en que estos Encuentros no se hagan más?, reflexiona.

En tanto, en relación con los tres micros que fueron apedreados, Welner respondió que ?fue un hecho aislado. La población estuvo fantástica. Las docentes de las escuelas estaban muy contentas y las visitantes también. Y solo se dieron algunos enfrentamientos en los talleres conflictivos donde se discutía sobre el aborto?.

En cambio, Díaz Lozano cree que las piedras fueron parte de un clima de hostigamiento impulsado por sectores conservadores de la provincia, que también amenazaron a otras participantes. ?Hubo un caldo de cultivo en los medios de comunicación que dijeron que las mujeres éramos vándalas y eso generó un marco para la violencia ?asegura?. Nosotras realizamos un acto contra la megaminería y la trata de mujeres y eso es tocar ciertos intereses?, concluyó.

Varones anti patriarcales

En paralelo con el XXVIII Encuentro de Mujeres se realizó un encuentro de hombres. Pero no de pensamientos enfrentados sino absolutamente complementarios: el segundo Encuentro Nacional del Colectivo de Varones en Mendoza. Luciano Fabbri, integrante del Colectivo de Varones Anti Patriarcales de Rosario y organizador del encuentro, relata: ?Trabajamos tres días en talleres para pensarnos como varones en una sociedad patriarcal e implicarnos reflexiva, afectiva y corporalmente con las luchas feministas. Fuimos más de cien compañeros de Mendoza, San Luis, Tucumán, Córdoba, La Plata, Ciudad de Buenos Aires, Haedo, Rosario, Neuquén y Chile?. La cita para el año que viene ya tiene lugar: se van a juntar en La Plata. ?Abordamos temas de agenda desde una metodología que nos implica desde nuestras prácticas, como aborto, paternidades, varones y feminismos.?

__________________________
UNA MULTITUDINARIA MARCHA CERRÓ EL ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES EN LA CIUDAD DE SAN JUAN, 

Por más derechos y contra la violencia de género

Unas 20 mil mujeres marcharon en reclamo de la legalización del aborto, contra la trata y la violencia machista.

Por Luciana Peker
Una columna de ocho cuadras marchó por el centro de San Juan, en el punto culminante del encuentro que termina hoy.

En una marcha multitudinaria, ocho cuadras enteras cubrieron las participantes del XXVIII Encuentro de Mujeres que se realiza este fin de semana largo en San Juan. Con cantos a favor de la legalización del aborto legal, seguro y gratuito y contra la trata, la minería y la violencia machista, las participantes marcharon por la capital provincial. En un ejemplo de transversalidad a favor de sumar derechos, caminaron juntas militantes de izquierda, kirchneristas, feministas y participantes independientes, mientras los vecinos salían a la vereda a ver el paso firme y alegre de las mujeres. Se hizo en medio de un fuerte operativo de seguridad, que protegió sobre todo la Catedral, donde se congregó un puñado de militantes católicos que desafiaron rezando a las manifestantes. Fue en el único lugar donde se registraron algunos incidentes.

?Me impresionó la cantidad de policías y vallas que se dispusieron. Evidentemente algo de ruido hace el hecho de que tantas mujeres se movilicen?, dice la puericultora Valeria Wasinger, integrante de Las Casildas. Julieta Saulo, por su parte, cuenta su emoción por participar con su voz de una voz colectiva: ?La marcha es el corolario del Encuentro, creo que ninguna mujer debería privarse de correr, saltar, gritar y cantar con miles de compañeras por las calles de la ciudad que nos alberga año a año. A diferencia del encuentro anterior, había mucha presencia policial y los edificios públicos estaban vallados. Me impacta el miedo que le generamos al patriarcado las mujeres que, año a año, y cada vez más estamos más despiertas?.

La diputada porteña María José Lubertino (FpV) apunta: ?La marcha fue multitudinaria. En un plenario de mujeres kirchneristas resolvimos marchar al final para que no haya conflicto con grupos de izquierda. Lo exótico es que en una misma concentración hay mujeres que están en contra de Cristina y otras que están a favor. Tenemos objetivos comunes y distintas interpretaciones sobre cómo llevar adelante el proceso de lucha, y eso demuestra la transversalidad del movimiento de mujeres?.

El año pasado la marcha fue en Posadas, Misiones, un lugar elegido por ser la frontera en que muchas chicas son víctimas de la trata de personas. Esta vez fue en San Juan, elegida por ser una provincia conservadora. Y la fuerte presencia de la Iglesia se notó en la mirada de los medios de comunicación que difundieron el temor a la llegada de unas 20 mil mujeres, como si fueran una ?horda de vándalas? y en el vallado de las iglesias que no dieron misa este domingo.

Hacia el final de la marcha se produjo un cruce entre un grupo de activistas que llegaron hasta la Catedral, frente a la plaza 25 de Mayo, y se gritaron con unos cincuenta integrantes que respondieron rezando el rosario. La escena se repitió en casi todos los Encuentros de Mujeres en donde un grupo reza como escudo frente a las consignas de las mujeres por el derecho a decidir sobre su propio cuerpo.

En el trayecto estaban los partidos de izquierda, gente suelta, muchas organizaciones como Jóvenes por la Diversidad, Area Género y Diversidad Sexual del Municipio de Lanús, y Raíz Social, entre otras, y al final las kirchneristas, que cantaban: ?Queremos ya la ley del aborto nacional y popular?. En ese contexto se conoció un doble femicidio en el conurbano (ver página 5) y la muerte de una joven de 24 años en la Maternidad provincial de Catamarca por un shock séptico producto de la inseguridad que produce la clandestinidad del aborto.

Para hoy se esperan las conclusiones y la elección de la sede de 2014. Hace varios años que los grupos de izquierda alientan que la marcha final sea en la ciudad de Buenos Aires, porque consideran que es la capital política del país. Pero otra tendencia mira con recelo esta propuesta porque creen que quieren provocar una marcha antikirchnerista. Mientras que otras, más allá de las banderías partidarias, fundamentan que uno de los principios del Encuentro es el concepto federal. En esa línea, con la propuesta de Buenos Aires va a competir Entre Ríos y, especialmente, Salta, una provincia conservadora, donde rige la educación religiosa en las escuelas públicas.

Pero el domingo los sonidos fueron las voces de las mujeres, los tambores y una noche calurosa y llena de abrazos y reconocimientos. Unas con otras en una marcha que espeja la fuerza de las luchas de género en la Argentina. La fuerza de las muchas y la alegría de cada una por participar e ir por más. Karina Costure, psicóloga de mujeres del Frente de Integración Latinoamericana, subraya: ?Considero que los desafíos pendientes son la profundización y ejercicio pleno de los derechos ya adquiridos como la ley de trata, la ley de derechos sexuales y reproductivos, la ley de educación sexual y la ley para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres?. Por su parte, Silvina Perugino remarca: ?Sin dudas hay que lograr la despenalización del aborto. Otros temas pendientes y urgentes son la necesidad del cumplimiento de la ley de trata y el acceso por parte de las mujeres al 50 por ciento de los cargos electivos?.

Lucía García, periodista feminista, integrante de la Red PAR, evalúa: ?Hay que institucionalizar las transformaciones y la ampliación de derechos que se ha logrado en estos últimos diez años. Construir liderazgos de mujeres que traduzcan políticamente las demandas del movimiento?. Por su parte, la diputada porteña María Elena Naddeo, del Frente Progresista Popular, concluye: ?El Encuentro de Mujeres vuelve a mostrar la potencialidad del movimiento de mujeres y la capacidad de movilización de las organizaciones sociales. Existe preocupación por el debate todavía inconcluso del proyecto de reforma civil y la necesidad de que el derecho a la vida respete los derechos humanos de las mujeres?. Mientras que la diputada electa por el Frente de Izquierda, Myriam Bregman, anticipa: ?Vamos a marchar el 27 de noviembre al Congreso para manifestar nuestro rechazo a la reforma reaccionaria del Código Civil que atenta contra los derechos de las mujeres?.


CADA VEZ MAS MUJERES RECURREN A LA JUSTICIA

Con obstáculos a las denuncias

Por Mariana Carbajal

Las denuncias por violencia familiar en las 64 comisarías de la Mujer y la Familia de la provincia de Buenos Aires aumentaron casi un 30 por ciento en el último año: de 88.521 en 2011 a 113.028 en 2012. Sin embargo, las mujeres que recurren a la Justicia para pedir ayuda deben enfrentar importantes obstáculos que ?conspiran contra el sostenimiento de las denuncias?, y un porcentaje significativo de las causas queda paralizado y luego se archiva, según advierte un informe del Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo bonaerense. Si se analizan los trámites de las causas por violencia familiar en 2012, surge que ese año se iniciaron 50.307 causas; en 9943 se habían dictado medidas cautelares de protección y en apenas 2018, sentencia definitiva. Uno de los mayores problemas que enfrenta la denunciante es que gran parte del sostenimiento del proceso judicial queda en sus manos. ?El proceso judicial impone a la víctima la obligación de presentarse a ratificar en algunos casos y en otros casos a ampliar lo dicho en la dependencia policial; presentar aportes probatorios sobre los hechos denunciados; concurrir a audiencias. Incluso se los compromete a hacer ciertas diligencias, como llevar oficios a comisarías y hacer el seguimiento en la notificación de las medidas, activar la denuncia por el incumplimiento de las medidas?, señaló a Página/12 Laurana Malacalza, coordinadora del equipo técnico del Observatorio. (Ver página 5.)

El Monitoreo de Políticas Públicas y Violencia de Género del Observatorio acaba de presentarse ante funcionarios bonaerenses de las áreas involucradas, en coincidencia con el Día de la No Violencia contra la Mujer, que se conmemora hoy. El relevamiento evalúa en qué medida el Estado provincial cumple con las obligaciones establecidas por la ley e implementa políticas públicas tendientes a la modificación de las condiciones estructurales que promueven la violencia de género. El estudio analiza el circuito crítico institucional que deben transitar las mujeres que rompen el silencio y deciden denunciar las agresiones y malos tratos que sufren de parte de sus parejas y ex parejas. Uno de los primeros escollos tiene que ver con la ?falta de información con que cuentan las mujeres sobre la forma de acceder a instancias de protección, el recorrido institucional y los alcances de las intervenciones judiciales?, señala el estudio. También constataron en la gestión policial ?una serie de obstáculos que dificultan la  interposición de denuncias y crean instancias de revictimización?, como ?la falta de capacitación específica para el abordaje de situaciones de violencia en el personal policial y de protocolos de actuación con pautas claras y precisas que favorezcan la adecuada recepción de las mismas?.

Pero si la mujer llega a realizar la denuncia, deberá luchar con una serie de trabas que le impone el mismo sistema de administración de justicia, alerta el estudio. En primer lugar, la necesidad de tener que concurrir personalmente al juzgado luego de haber denunciado, lo que implica costos económicos de traslado, dificultades de organización con los hijos, tiempos de espera, imposibilidad de asistir por el control del agresor y temor a sufrir posibles represalias. ?A ello se suman las dificultades relacionadas con el acceso al patrocinio jurídico gratuito, por la insuficiencia de este recurso desde lo institucional, en relación con el alto nivel de demanda que se presenta?, señala el informe.

En segundo lugar, ?verificamos que no se cumple con el deber de proteger adecuada y eficazmente a las víctimas por la demora en los plazos para resolver las medidas de protección, ante la exigencia de requisitos probatorios previos y la ausencia de integralidad en el dictado de las mismas?, indicó Malacalza.

Otro problema que detectó el equipo de investigación del Observatorio está relacionado con la notificación en forma fehaciente al  agresor de las medidas dispuestas por el juez, como prohibición de acercarse a su pareja o tener contacto por cualquier medio. Las notificaciones quedan a cargo de la policía bonaerense, ?que incurre en demoras y en interpretaciones discrecionales al realizarlas?, advierte el relevamiento. Además, el organismo encontró que se registra ?un alto nivel de incumplimiento (de las medidas cautelares de parte de los victimarios) y falta de diligencia en el órgano judicial, ya que no se efectivizan las sanciones establecidas en la ley de violencia familiar, ni se impulsa de oficio la iniciación de la causa penal por el delito de desobediencia?. Así, las mujeres quedan nuevamente desprotegidas, a pesar de haber recurrido a la Justicia en busca de protección.

Otro nudo crítico observado fue ?la existencia de instancias de revictimización en la tramitación del proceso?. Por ejemplo, cuando se fijan u homologan audiencias celebradas con la presencia conjunta de denunciante y denunciado, contrariando normativa nacional y provincial, o los operadores judiciales no están especializados en la temática y en cambio están atravesados por prejuicios y estereotipos de género, lo que ?condiciona la posibilidad de realizar intervenciones adecuadas?. También registraron que hay demoras en el proceso judicial, ?con consecuencias altamente perjudiciales para la denunciante?.

Otro punto preocupante es que desde el Observatorio se verificó una ?absoluta desconexión? entre las actuaciones del juzgado de Familia o el juzgado de Paz y las del fuero penal. ?Ello genera el desconocimiento de antecedente previos, el dictado de medidas contradictorias y superpuestas, falta de rápida actuación ante el incumplimiento de las mismas, y repercute además en el desconcierto de la víctima sobre su situación?.

Además, encontraron ?falencias de articulación con los organismos del Poder Ejecutivo destinados a prestar ayuda multidisciplinaria a las denunciantes, lo cual dificulta un abordaje integral, que apunte al fortalecimiento y sostenimiento de las mismas?.


fuente: Página 12

ESCRACHE FEMINISTA A LA MEGAMINERÍA
Las organizaciones abajo firmantes realizamos un escrache a las oficinas de la empresa "Pachón", subsidiaria de la transnacional minera Barrick Gold en la provincia, y al Ministerio de Minería de San Juan, en el marco del 28º Encuentro Nacional de Mujeres.

El Encuentro Nacional de Mujeres no puede pensarse aislado del territorio en el que se desarrolla cada año. La provincia de San Juan es una de las mayores exponentes en el continente del modelo extractivista, y de la megaminería a cielo abierto contaminante y depredadora en nuestro país.

El extractivismo está ligado al avance de la violencia contra las mujeres, que se expresa primero en el despojo de la tierra y los medios de subsistencia, así como en la destrucción de las comunidades, forzando a las mujeres cabezas de familia a emigrar a las grandes ciudades para buscar sobrevivir sin mayores oportunidades. En paralelo, el negocio de la trata y la prostitución se agudiza en las zonas donde proliferan las actividades extractivas.

Por todo esto exigimos:


¡No a la megaminería contaminante!

¡Por la soberanía sobre nuestros cuerpos y nuestros territorios!

¡Arriba las que luchan!

Camino de los Libres / CTA ?Central de los Trabajadores de Argentina / COB La Brecha / Colectiva Feminista La Revuelta / Colectiva Feminista Las Bartolinas / Corriente Popular Juan Azurduy /Frente Popular Darío Santillán / Federación Universitaria de La Plata / Federación Universitaria Patagónica / Frente Popular Darío Santillán ? Corriente Nacional / Marea Popular ? Movimiento por el Cambio Social / Movimiento de Izquierda Revolucionaria / Mujeres en Lucha y Aymuray ? Movimiento Popular la Dignidad en el Frente Nacional Pueblo Unido / Organización Popular Fogoneros / Pañuelos en Rebeldía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario