Follow by Email

martes, 10 de diciembre de 2013

La protesta salarial de la Policía del Chaco se intensificó hoy con la toma de una comisaría del centro de la ciudad de Resistencia, luego de saqueos a comercios que se realizaron durante la madrugada de este lunes y el Gobierno provincial anunció que pediría la ayuda de Gendarmería.

saqueos en el chaco

Una caravana de 300 efectivos policiales, en motos y patrulleros, recorría esta mañana el centro de la Capital chaqueña para incentivar a que otros integrantes de la fuerza se sumen a la protesta.
En esa recorrida, un grupo de al menos 50 policías, entre ellos oficiales, se detuvo frente a la comisaría segunda de la ciudad y la tomó por la fuerza durante media hora; exigió al personal de esa dependencia que se sume al reclamo con un cese de todas las actividades.
Al mismo tiempo, el grupo amenazó que tomará la sede central de la Jefatura de la Policía provincial si es que el Gobierno no responde al pedido para elevar el salario inicial de la fuerza a 12 mil pesos.
Esta protesta comenzó ayer por la tarde cuando se autoacuartelaron efectivos en siete comisarías de Resistencia y los agentes del Servicio Penitenciario de la ciudad de Sáenz Peña, a la vez que hubo una asamblea en la plaza de la localidad de Villa Ángela donde los uniformados podrían sumarse en las próximas horas a un cese de actividades.
El gobernador chaqueño, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, analiza solicitar al gobierno nacional que envíe a la Gendarmería para custodiar oficinas públicas, el servicio de transporte de pasajeros y el centro comercial de Resistencia.
A su vez, el Ejecutivo dejó trascender que los policías ‘rebeldes’ serán sancionados y ya habría dispuesto un sumario administrativo para investigar la conducta de unos 500 policías, en su mayoría con el cargo de oficiales.
Fuentes de la gobernación indicaron a Noticias Argentinas que “la protesta está coordinada por policías retirados y ex policías que fueron despedidos por tener serios antecedentes penales por robo, abigeato y venta de drogas”.
En este contexto de extrema tensión, un centenar de personas saquearon durante la madrugada de este lunes un local de la cadena Musimundo en la ciudad de Barranqueras, ubicado por la calle diagonal Eva Perón, a escasos kilómetros de Resistencia.
La mayoría de los supermercados y de las farmacias decidieron no abrir sus puertas esta mañana, mientras que el Gobierno trata de garantizar un servicio mínimo de custodia con policías que no se sumaron al cese de actividades.
También, durante la tarde del domingo, se paralizó el servicio de transporte público de pasajeros por temor de los choferes a sufrir asaltos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario