Follow by Email

martes, 10 de diciembre de 2013

Ley de Semillas redactada por Monsanto.

Por Diego ignacio Mur - Es impresionante como todo el arco político nacional esconde y evita hablar sobre la Ley de Semillas redactada por Monsanto para su aprobación en Argentina. No importa la fuerza, todos los funcionarios que ocupan bancas en el país parecen haber sido sobornados por Monsanto para mostrar al mundo una vez más que Argentina nunca salió de la dictadura impuesta por Henry Kissinger.

La Ley de Semillas no es algo "abstracto" o relativo al "campo". Es mas bien como la privatización del agua de los ríos, lagos y el agua de lluvia en Bolivia. ¿Como puede siquiera ser tratada una Ley que propone ilegalizar las semillas orgánicas?

Las semillas son la fuente de la vida, no sólo un negocio agropecuario, y la Ley redactada por Monsanto abarca la totalidad de las semillas, no únicamente la soja o el maíz transgénico. ¿A donde tienen la cabeza los políticos argentinos? Este avance fascista o comunista sobre nuestra soberanía y derechos humanos no es siquiera un buen negocio a corto plazo... Ni tampoco vale la pena un soborno que no alcanzará para salvar a las familias de los funcionarios de contraer enfermedades incurables...

El Universo, Dios o como quieran llamarlo...  ¿Nos regaló este paraíso para que lo cedamos a Monsanto?  Argentina es un país con un potencial increíble para convertirse en una nación pujante, saludable, feliz. Donde todos los argentinos y también sus funcionarios ganen 50 veces más dinero por mes, donde nuestros padres no mueran con cáncer, donde las vidas de nuestros hijos no sean destruidas por drogas y vacunas. Donde se produzca con miras al futuro y no desertificando las tierras fértiles.

Tenemos más recursos que cualquier país europeo y exportamos cerebros para la industria científica.

Desde BWN ya no sabemos que mensaje enviar a los corruptos que ocupan el poder. Porque de hecho, ni siquiera sirven para robar. No se dan cuenta siquiera que una Argentina en desarrollo verdadero les permitiría robar más. Son ladrones baratos y de poca monta, sin objetivos, sin grandeza.

Afortunadamente si hay grandeza en el pueblo. Lo vimos en nuestros próceres, lo vemos en luchadoras como Sofia Gatica, en creativos humanitarios y genios como Favaloro. Lo vemos en nuestros artistas y los científicos del INVAP. Y también en el panadero de la esquina que trabaja honestamente. Por eso, no es posible retroceder ni rendirse regalando nuestros derechos a un puñado de miserables ladrones vendepatria. Llegó la hora de los honestos para defender Argentina a cualquier costo y enseñar a los delincuentes de saco y corbata que Argentina no les pertenece.

Los trabajadores, los honestos, los íntegros, somos más fuertes que ellos, y somos más. Dejemos nuestras banderas a un lado y unidos, marchemos contra la muerte.

¿Quien es Pablo Vaquero? ¿Quien es Cristina Kirchner? ¿Quien es Carrió? ¿Quien es Mauricio Macri? ¿Alguno de ellos estuvo con vos cuando estabas mal? ¿Alguno de ellos te hizo el aguante cuando terminaste una relación? ¿Alguno de ellos te acompañó a un funeral? ¿Alguno de ellos compartió con vos los momentos felices de tu vida? LAS PERSONAS QUE VALEN SON TUS AMIGOS, TUS BUENOS VECINOS. Son el pueblo argentino.

No faltes más a las marchas contra Monsanto. No finjas que no existe. Ignorar la realidad es como estar enfermo y fingir que no, corriendo los riesgos que esto implica. Somos 40 millones y podemos cambiar cualquier cosa, por las buenas o por las malas.

Diego Ignacio Mur
Twitter: @DiegoMur
BWN Argentina 

No hay comentarios:

Publicar un comentario