Follow by Email

miércoles, 8 de enero de 2014

El Gobierno nacional decidió quitarle a Edenor y Edesur el manejo del “Fondo para obras de consolidación y expansión de la distribución eléctrica”, debido a la “negligencia” de esas empresas para administrarlo y la necesidad de otorgarle “máxima efectividad a la aplicación” de ese dinero, que supera los 215 millones de pesos.

De Vido a cargo de edenor y edesur

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, justificó la decisión del Gobierno de tomar el control de las inversiones de la red eléctrica, al señalar que la intención del Ejecutivo es que las obras “se hagan ya”.
“Queremos que las inversiones se hagan ya”, enfatizó Capitanich, quien se quejó de que “las empresas” Edenor y Edesur “han demostrado su incapacidad para ejecutar” obras de ampliación y mejoramiento de la red eléctrica.
En declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno, señaló que “hoy se empieza con cinco” obras previstas y que se irá ampliando esa tarea.
Si bien no precisó qué obras darán comienzo, señaló que serán “en los lugares de mayores problemas relativos” de cortes del servicio eléctrico.
La quita de los fondos para las inversiones la dispuso el Ministerio de Planificación Federal a través de una resolución publicada hoy en el Boletín Oficial.
“Establécese que las inversiones a realizar con los fondos provenientes del “Fondo para obras de consolidación y expansión de distribución eléctrica (FOCEDE)”, creado por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) el 23 de noviembre de 2012, serán decididas por la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión de este Ministerio”, según el texto oficial.
Esa Subsecretaría, además, será la encargada de “impartir las instrucciones que sean necesarias al Comité de Ejecución del Fideicomiso y a las empresas distribuidoras Edenor y Edesur, para la realización y ejecución de las obras e inversiones provenientes del FOCEDE”, de acuerdo con la resolución publicada este martes, con la firma del ministro Julio De Vido.
Planificación Federal recordó que el ENRE “autorizó a las distribuidoras de energía eléctrica a percibir un monto fijo de sus usuarios —a través de la factura—, con destino exclusivo a inversiones para la ejecución de obras de infraestructura y el mantenimiento correctivo de sus instalaciones, por medio de la constitución de un fideicomiso”.
“Que a tal efecto se estableció una cuenta especial por cada Distribuidora, en la cual se depositan los importes percibidos por las mismas, denominado FOCEDE, que cuenta con un saldo remanente que requiere de una inmediata ejecución para el desarrollo de las obras comprometidas por las distribuidoras y aún no ejecutadas”, puntualizó el Ministerio.
Y precisó que ese remanente alcanza actualmente a 54.347.803,82 millones de pesos para Edesur y a 161.027.770,17 millones de pesos para Edenor.
En ese sentido, la resolución advirtió que esos fondos, “de no haber sido por la actitud negligente de las concesionarias, deberían haber sido aplicados a obras que hubieran atenuado, al menos parcialmente la situación, de público y notorio conocimiento, que hoy padecen los usuarios”.
“Para ello y a efectos de dotar de la máxima efectividad en la aplicación de los fondos y en la ejecución de las obras, resulta necesario que las inversiones a realizar sean decididas por este Ministerio de Planificación Federal”, enfatizó la decisión oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario