Follow by Email

jueves, 13 de marzo de 2014

Unión por Todos.

opinión

En 1997, junto a un grupo importante de ciudadanos, comencé a construir Unión por Todos. Por entonces entendí que los argentinos necesitábamos partidos políticos diferentes, que se constituyeran como herramientas de participación y empoderamiento cívico, y no como corporaciones de poder concentrado.

Luego de mucho trabajo, en marzo de 2002 se realizó la convención que daba nacimiento al Partido. Más de 1500 participantes, en su mayoría sin trayectoria política anterior, reunidos en el hotel Panamericano, coincidimos en que lo que se necesitaba era la construcción de normas de participación ciudadana que rompieran con un esquema político corporativo, cerrado y autista.

Los diarios de la época comentaban con curiosidad el hecho de que se hablara de "redes" en vez de "aparato", y de "nodos" en vez de "unidades básicas o comités". Explicaban que la plataforma del partido sugería un Estado austero y una reforma política integral, y que no la llamaban "plataforma", sino "ideario".

Ese día hablé de poner al país de pie, de austeridad, de ética, de esfuerzo, de una justicia independiente, de poner la economía en su lugar, de sacar las trabas a los que construyen el país y crean fuentes de trabajo, de una reforma fiscal justa, de transparencia en los sindicatos, de situar a la educación como columna vertebral y, fundamentalmente, destinar los mayores esfuerzos para promover el cambio cultural imprescindible para co-construir la República. Exactamente las mismas ideas que guían nuestra acción política desde entonces.

Hoy el Partido está oficialmente reconocido en la Ciudad de Buenos Aires, y en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe (en estas últimas bajo el nombre de Unión por la Libertad). Por otro lado, contamos con el reconocimiento local en Tucumán, y existen grupos promotores activos en Mendoza, Córdoba y Corrientes.

Nuestra estrategia es clara. Está explícita en el camino transitado y en el nombre de nuestro partido. Construir una fuerza alternativa requiere mentes abiertas, capacidad de diálogo y establecer consensos en base a principios tan básicos como el respeto por la libertad individual, los derechos humanos, la propiedad privada, la democracia y la división de poderes, bases del sistema republicano en el que elegimos vivir y que públicamente defendemos en el Congreso y en la Legislatura Porteña.

Por eso, quiero aprovechar este comentario para invitarte a que te afilies a Unión por Todos, porque para que cambie la política hay que poblar los partidos políticos de ciudadanos como vos.

Dra. Patricia Bullrich

No hay comentarios:

Publicar un comentario