Follow by Email

miércoles, 4 de junio de 2014

La industria automotriz argentina.

economía

Los diputados del Frente Renovador pusieron a consideración de la Cámara de Diputados un proyecto para atacar los inconvenientes que sufre la industria automotriz argentina. José Ignacio de Mendiguren y Héctor Daer plantean derogar la ley 26.929 que trajo consecuencias negativas a toda la cadena de valor de la industria automotriz e influye sobre el actual esquema de suspensiones.

La Ley N° 26.929 –que fuera promulgada mediante Decreto 2272/2013– impulsó el aumento de las alícuotas de impuestos internos a motos, automóviles, embarcaciones y aeronaves, tuvo entre sus objetivos resolver problemas fiscales que arrastra el país. Hoy, esa meta no ha sido alcanzada y, por el contrario, las consecuencias de su aplicación han sido negativas para un sector pujante como el de la industria automotriz.

“Fuimos acumulando una serie de situaciones no resueltas y otras mal manejadas que llevaron a la desacertada sanción de esta ley”, expresó el diputado nacional por el Frente Renovador, José Ignacio De Mendiguren.

En el actual contexto, la Ley N° 26.929 ha colaborado con la fuerte caída del nivel de actividad del sector automotriz, afectando directamente las ventas. Durante el primer cuatrimestre de 2014 se ha observado una caída del 17,9% del volumen de producción y 29,8% de las ventas a concesionarios, fundamentalmente por el incremento en los precios como fruto del aumento de los impuestos internos y también de la devaluación de la moneda nacional –dado que más de un 60% de los automóviles que se venden en Argentina son de origen importado. –

A estas problemáticas se suman las dificultades de la economía regional y global, suspensiones en establecimientos fabriles y diferentes conflictos laborales en todas las tramas de la cadena. La cadena automotriz-autopartista emplea a más de 150.000 trabajadores, entre terminales, autopartistas y concesionarios. Por lo que se hace urgente y necesario arbitrar los medios para preservar las fuentes de trabajo. “La tarea primordial es generar las condiciones para que las suspensiones en el sector automotriz no se transformen en despidos”, declaró De Mendiguren.

"El Frente Renovador comprende cabalmente que nuestra industria atraviesa condiciones económicas adversas, y es por ello que, mediante este proyecto se plantea derogación de la ley 26.929", dijo De Mendiguren y señaló que "tenemos en claro que no es la solución definitiva al problema, pero por medio de este auxilio se ataca un problema concreto que influye negativamente en un sector importantísimo para la economía nacional como la industria automotriz".

No hay comentarios:

Publicar un comentario