Follow by Email

domingo, 28 de abril de 2013

El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, fue blanco este sábado de durísimas críticas de la oposición durante una visita a la Legislatura por la represión de la Policía Metropolitana en el Hospital Borda y tuvo que negar su renuncia al cargo.



“No es mi idea renunciar. Mi designación fue hecha por el jefe de Gobierno y sólo por su pedido o porque yo lo considere necesario voy a renunciar, y por el momento ni él me lo pidió ni yo creo que sea necesario. Entiendo que todo lo que se llevó adelante estuvo de acuerdo a lo establecido por la Justicia y amparado por la ley y será la Justicia la que determinará si algo no fue así”, señaló Montenegro al ser interpelado en la Legislatura.
Sin embargo, la oposición salió a coro a exigirle la renuncia al funcionario, en medio de durísimas acusaciones por la desmedida violencia policial en el predio del Borda donde funcionaba un Taller Protegido 19 y debían comenzar las obras para la construcción de un Centro Cívico, que terminó este viernes con 36 heridos y 8 detenidos.
El ministro reconoció la ‘gravedad’ del hecho, pero remarcó que “lo que tampoco puede aceptarse que la ley no se cumpla” y subrayó: “Tiene la función de hacer respetar la ley cualquier policía y yo voy a respaldar a cada uno de los policías que hagan bien su trabajo”.
El funcionario del Gobierno de Mauricio Macri remarcó que: “en el Borda no hubo una orden de represión especifica, sino cuando se empiezan a cometer una serie de delitos la policía interviene y actúa la Justicia” y aseguró ante los legisladores que: “todo el personal de la Metropolitana utilizó armas que no tiene uso letal, gas pimienta y balas de goma”, ya que “no llevan arma regla con munición de guerra, lo que está dentro del protocolo de actuación”.
“Para la represión de un delito, un funcionario público no necesita una orden, sino llegaríamos al punto en que cuando un funcionario ve la comisión de un robo en la calle tenga que pedir auxilio al fiscal o juez”, apuntó, en medio de las acusaciones por la supuesta falta de una orden para autorizar el operativo.
El ministro aseguró al respecto que el fallo sobre la construcción “de ninguna manera tenía efecto suspensivo”, agregó que “se va a investigar el accionar de la Policía Metropolitana”, aunque  insistió en que “la fuerza actúa en defensa de la ley y el orden”, y agregó que: “El límite que planteamos como gobierno no es más ni menos que el respeto a la ley, sobre ese lugar no vamos a ceder”.
“Lamentamos la situación de violencia. Pero el nivel de violencia en el momento en que se estaba realizando una obra pública en un terreno público también es inaceptable”, agregó Montenegro en la audiencia, que comenzó poco después del mediodía.
No obstante, en una sesión especial caliente y cargada de cruces y chicanas, los legisladores de la oposición en pleno le pidieron la renuncia a Montenegro por ser el responsable político de la Metropolitana e, incluso, varios de ellos anticiparon que impulsarán un pedido de juicio político por ‘excesos’ en sus funciones e ‘incumplimiento’ de los deberes de funcionario público.
El jefe del bloque del Frente para la Victoria, Juan Cabandié, calificó el accionar de la Metropolitana como un “acto represivo repudiable y asqueroso” y, luego de mostrar una fotografía de un efectivo con un arma de fuego, agregó: “Se asemeja a las peores prácticas de las Fuerzas Armadas de nuestro país. Usted no tiene más que renunciar, ministro”.
“Usted no debía permitir el ingreso de la policía a un hospital. Esto no pasó ni en las épocas de Onganía ni Videla. Nosotros vinimos a esta sesión especial para pedir la renuncia del ministro Montenegro”, exclamó a su turno Jorge Sesler, titular del bloque de legisladores de Proyecto Sur.
El legislador de Buenos Aires para Todos Fabio Basteiro sostuvo a su vez que: “lo menos que puede hacer es presentar la renuncia” y su par de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti señaló: “Esa es la Metropolitana que usted formó y que usted conduce, por eso tiene que irse, ministro Montenegro”.
Por su parte, el legislador del Frente Progresista Popular Aníbal Ibarra dijo que: “Montenegro ya tendría que haber presentado la renuncia”, y Rocío Sánchez Andía (CC-ARI) completó: “Se tiene que ir Ministro, porque esa no es la Metropolitana que votamos en la Legislatura y todo lo que ocurrió en los jardines del Borda fue ilegal”.
El bloque del PRO tuvo su oportunidad de defender a Montenegro: el macrista Martín Ocampo subrayó que “el ministro, al otro día de los hechos, vino a esta casa a dar explicaciones, a escuchar, a ver si se puede mejorar algo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario