Follow by Email

martes, 28 de mayo de 2013

En Formosa la policía del gobernador Gildo Insfrán volvió a asesinar a un joven en una protesta.

ARGENTINA

El arresto de un joven que llevaba una moto a pie, en Formosa, provocó reclamos ante una comisaría. Durante los incidentes, la policía mató a uno de ellos. Fueron apresados 22 uniformados.


El jefe de la policía formoseña, Bernabé Escobar, informó la detención de 22 de sus subordinados.
Un joven de 19 años fue baleado ayer en un enfrentamiento entre un grupo de personas del barrio 7 de Mayo que reclamaba por la liberación de un detenido, en la ciudad capital de Formosa, y policías locales. La muerte del joven derivó en la detención de 22 policías.

El incidente tuvo lugar durante la madrugada de ayer, en el barrio 7 de Mayo de la ciudad de Formosa, donde unos policías patrullaban el lugar y quisieron identificar a dos muchachos.

El jefe de la policía formoseña, comisario general Bernabé Escobar, indicó ayer por la tarde, en conferencia de prensa, que los dos jóvenes empujaban una moto a pie por el costado de la avenida Circunvalación y una patrulla policial asumió que debía revisar de qué se trataba. Escobar sintetizó la argumentación en que los dos jóvenes se negaron a ser requisados por los uniformados, aunque no aclaró el motivo por el que era necesario requisarlos.

Ante lo que Escobar describió como ?resistencia?, los policías secuestraron la moto y se llevaron detenido a uno de los jóvenes mientras que el otro escapó del lugar, pero regresó poco después con unos 30 vecinos, ?desaforados?, según Escobar, que comenzaron a reclamar la liberación del apresado sin motivo. En ese momento se originó un enfrentamiento entre los policías y los manifestantes, que utilizaron palos, botellas y piedras. No fue Escobar quien reveló que sus hombres estaban armados, sino los hechos mismos: en medio de los incidentes, uno de los jóvenes, identificado por la policía como Darío Gabriel Galarza (19), murió de un balazo en el tórax. Al enterarse de la muerte de Galarza, los manifestantes intentaron llegar hasta el interior de la subcomisaría local, pero varios patrulleros les cortaron el paso generándose nuevos incidentes. Gendarmería Nacional secuestró las armas de los 22 policías que intervinieron en el hecho para determinar de cuál de ellas partió el disparo que mató a Galarza.

El comisario Escobar lamentó lo ocurrido e indicó que los policías habrían utilizado balas de goma para disuadir la gresca, pero no descarta que alguno de los 22 detenidos haya utilizado su arma reglamentaria con proyectiles de plomo. Escobar rehuyó decirlo hasta que le preguntaron: la moto que se secuestró inicialmente no contaba con ningún pedido de captura.

Es decir, los desaforados fueron los policías.    

FUENTE: PAGINA 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario