Follow by Email

viernes, 21 de junio de 2013

Día de la bandera.

dia-de-la-bandera-
 Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, nació el 3 de junio de 1770  y falleció el 20 de junio de 1820,  fue un intelectual, economista, periodista, político, abogado y militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actual Argentina.
Participó en la defensa de Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas, en la Revolución de Mayo, en la Guerra de Independencia de la Argentina y en las guerras civiles argentinas y fue el creador de la Bandera de Argentina.
Junto a otros patriotas impulsó la destitución del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, lo cual produjo la Revolución de Mayo.
Belgrano integró la Primera Junta que dirigió el gobierno desde entonces. Se le encargó la dirección del Ejército del Norte, y aunque fue derrotado por las fuerzas realistas, sentó las bases de la declaración de independencia paraguaya de 1811.
En 1812 creó la Bandera argentina  en la actual ciudad de Rosario, y dirigió el éxodo jujeño, tras lo cual se impuso a los españoles en las batallas de Tucumán y Salta. Tuvo gran influencia en el Congreso de Tucumán y propuso la idea de establecer una monarquía constitucional dirigida por un noble Inca, pero no logró apoyo.
La educación fue una de sus principales preocupaciones,  para ello elaboró durante su estadía en España un plan de acción con avanzadas ideas sobre la misma.
Murió en la pobreza, a pesar de que su familia había sido una de las más acaudaladas del Río de La Plata antes de que Manuel Belgrano se comprometiera con la causa de la independencia.
El mismo día de su muerte es recordado como el Día de los tres gobernadores pues se desataba una crisis política en el gobierno ejecutivo de la provincia. Esto ayudó a que su fallecimiento fuese casi inadvertido. El único diario que publicó la noticia fue “El Despertador Teofilantrópico”, que era redactado por el fraile franciscano Francisco de Paula Castañeda.
Cumpliendo con su última voluntad, su cadáver fue amortajado con el hábito de los dominicos tal como era costumbre entre los terciarios dominicos, de los que formaba parte  y fue trasladado desde la casa paterna en la que murió, actual avenida Belgrano  430,  al Convento de Santo Domingo, recibiendo sepultura en un atrio.
El mármol de una cómoda de su casa sirvió de lápida para identificarlo.
Algunos de los pensamientos del prócer argentino:
‘Me hierve la sangre, al observar tanto obstáculo, tantas dificultades que se vencerían rápidamente si hubiera un poco de interés por la patria’.
‘Deseo ardorosamente el mejoramiento de los pueblos. El bien público está en todos los instantes ante mi vida’.
‘Este país, que al parecer no reflexiona ni tiene conocimientos económicos, será sin comercio un país desgraciado, esterilizando su felicidad y holgando su industria’.
‘El honor y el premio son los resortes para que no se adormezca el espíritu del hombre’.
‘La agricultura es la madre fecunda que proporciona todas las materias primeras que dan movimiento a las artes y al comercio’.
‘La vida es nada si la libertad se pierde’.
‘En mis principios no entra causar males sino cortarlos’.
‘A quien procede con honradez, nada debe alterarle. He hecho cuanto he podido y jamás he faltado a mi palabra’.
‘Trabajé siempre para mi patria poniendo voluntad, no incertidumbre; método no desorden; disciplina, no caos; constancia no improvisación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia’.
‘Se apoderaron de mí las ideas de libertad, igualdad, seguridad, propiedad, y sólo veía tiranos en los que se oponían a que el hombre fuese donde fuese, no disfrutase de unos derechos que Dios y la naturaleza le habían concedido’.
‘El modo de contener los delitos y fomentar las virtudes es castigar al delincuente y proteger al inocente’.
‘Renuncio a mi sueldo de vocal de la Primera Junta de Gobierno por que mis principios así me lo exigen’.
‘Un pueblo culto nunca puede ser esclavizado’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario